Calma en una casa en Formentera

Calma y paz, dos sensaciones aseguradas en Can Stanga, una casa en Formentera. Entre el mar y la montaña, la orientación no puede ser mejor para encontrar todo lo que la naturaleza regala a los sentidos. ¿Quieres conocer un poco más sus interiores?

Una casa en Formentera no puede pasar desapercibida.  Eso es lo que le ocurre a Can Stanga, una villa con un estilo arquitectónico balear que se integra con el paisaje de su entorno y apuesta, como en la mayoría de los hogares de la isla, por la naturalidad y la simplicidad.

La vida transcurre entre unas estancias interiores luminosas y frescas. Pero también en unas zonas exteriores que mantenien el equilibrio en el porche o en el jardín.

Los colores son neutros aunque destaca el protagonismo del blanco en todas las habitaciones. Para conseguir una sensación de contraste, se ha optado por un color más oscuro para el suelo, en este caso a través del cemento, un material muy típico en esta decoración. Los materiales también se decantan por lo natural. A lo largo de toda la casa se pueden encontrar elementos hechos a mano, que añaden personalidad y definen la decoración. 

Los entresijos de Can Stanga

  • Integración del estilo industrial con las sillas Tolix.
  • Cortinas que se reemplazan por puertas.
  • Pequeñas ventanas sin marco se reparten por toda la casa.
  • Sombrillas de fibras vegetales.
  • Tarima en la zona exterior con piscina.

Una casa en la isla de Formentera con todas las características de un estilo hecho para vivir y sobretodo, para desconectar.

casa formentera_2

 

casa formentera_3

 

casa formentera_4

casa formentera_6

casa formentera_7

Via