Un piso con elementos originales y…sorpresas

Bienvenidos a un piso con elementos originales que se han mantenido tras la reforma. La casa, construída en el año 1927, mantiene un estilo clásico. Dentro, un salón, un comedor, una cocina, un baño y un dormitorio. Fuera, un jardín para desconectar de la rutina.

Uno de los elementos originales más destacados de este piso es el suelo de espiga del salón. Este tipo de pavimentos son un clásico que nunca pasan de moda. Se pueden adaptar a cualquier estilo sin perder un ápice de elegancia. Combinado con tonos claros y con iluminación natural, consigue ambientes muy acogedores. El suelo de espiga de roble sólo se ha mantenido en la estancia más familiar. Lo cierto es que si por algo destaca este piso es por la combinación de distintos pavimentos. A pesar de que en cada habitación hay uno diferente, no se pierde la sensación de harmonía entre todas las estancias de la casa.

Tras la reforma, también se han conservado otros elementos originales como los medallones de techo, las puertas de espejo, las molduras y las ventanas de espejo. La conexión entre el mundo actual y el pasado está más presente que nunca. 

elementos originales_salón

Más detalles

  • La cocina es la parte más contemporánea de la casa. Se ha optado por revestir las paredes de azulejos, de un color grisáceo, que combinan con el suelo y los electrodomésticos escogidos.
  • En el dormitorio, nos sorprende un color intenso y vivo. El azul marino puede parecer una opción arriesgada, fría y poco acogedora. Sin embargo, combinada con tonos claros – especialmente el blanco – y con una intensa iluminación, se consigue el efecto contrario.

Os dejamos con las imágenes de este piso para que vosotros mismos descubráis más ideas. ¿Con cuál os quedáis?

 

elementos originales_salón2

elementos originales_cocina

elementos originales_comedor

elementos originales_dormitorioVia